My Current Obsession | Clawbert: ToyTown

Clawbert
Clawbert está de vuelta para traer los juguetes más fabulosos y toda la felicidad al ToyTown.

No tiene mucho tiempo desde que escribí acerca del estudio mexicano HyperBeard Games y el pegajoso concepto detrás de cada uno de los títulos que componen su increíble catálogo que cada vez ilumina más las posibilidades de nuestros gustos personales.

Una de las cosas que más les admiro, es que demuestran tener muy claro el propósito de cada uno de los juegos que entregan, y lo expresan como algo “sencillo” hasta cierto punto: la idea es que podamos llevarlos con nosotros a todos lados, que los guardemos en la comodidad del bolsillo y ¿qué mejor forma de lograrlo? A través de adictivas experiencias que querremos estar alimentando continuamente.

Aunque Klep2Cats es una de las promesas más grandes del estudio para este año –y no es para menos, después del éxito que ha tenido la primera entrega–, en realidad 2018 arrancó con el lanzamiento formal de otro título que ha robado buenas horas de mi tiempo a través de pequeñas sesiones de juego: Clawbert: ToyTown.

Clawbert

Esta entrega en realidad es obra de Bow3, una división de la misma HyperBeard, pero que está ubicada en Chile y que también fue la responsable detrás del desarrollo de Clawbert, el título que dio origen a todo lo que tiene que ver con este tierno personaje y sus nuevos amigos. Si quieren saber por qué este juego es mi más reciente obsesión, sigan conmigo.

A Claw-some universe!

Hay muchas cosas que pueden llamarnos la atención antes de descargar Clawbert: ToyTown. La primera, es que como mencioné antes, en realidad es el retorno de nuestro tierno protagonista –que, sí, es una garra mecánica con las intenciones más kawaii del mundo– y no sólo eso, sino de todos los personajes que componen su universo.

Y aunque Clawbert debutó con otro juego el año pasado, en ToyTown la premisa, y por ende, las mecánicas, son muy distintas. En esta ocasión, nuestra misión principal es la de ayudarle a completar órdenes de juguetes a cambio de recompensas para hacer crecer nuestra ciudad; por supuesto que suena a una tarea fácil de llevar a cabo, y lo es, pero se va volviendo cada vez más compleja conforme pasa el tiempo y progresamos en el juego.

En términos generales, podría decir que Clawbert: ToyTown no varía demasiado en cuanto a las mecánicas de un juego en tiempo real. De hecho me recordó a dos de mis mayores adicciones móviles de la vida: Snoopy’s Candy Town y Snoopy’s Street Fair –ambos joyas extintas de Beeline, una de las divisiones de Capcom enfocadas a títulos móviles–.

Ya saben, ir consiguiendo los recursos para satisfacer las necesidades de tu pueblo; en este caso, esas necesidades se ven reflejadas a través del edificio más importante del juego: el ToyTown HQ.

Why are you Sad… Potato?

Clawbert

Las actividades a realizar en Clawbert: ToyTown son varias, porque el juego no escatima con la respuesta de qué será lo que nos aguarda en el siguiente nivel o nos va desbloqueando parte del mapa eventualmente. De hecho todo lo contrario, una de las cosas que pueden llegar a abrumar de inicio, es el hecho de que el mapa es extenso pero empieza repleto de secciones bloqueadas que requieren de ciertos recursos para ser nuestras; también ocurre eso al revisar los menús de edificios y aldeanos.

Pero eso solamente es una apariencia, porque a tres semanas de estar probando el juego, el mapa cada vez me va pareciendo más diminuto e incluso he llegado a terminar por completo el espacio de un terreno rápidamente, pero ¿cómo? He ahí el chiste de todo, claro está.

El terreno y el inventario son las cosas más importantes a cuidar en el juego, porque es necesario construir cada vez más edificios para crear juguetes y claro, conforme pase el tiempo, necesitaremos un juguete de acá, para construir otro por allá; y este título sí castiga a aquél que toma más tiempo del que el HQ otorga, entregando la orden incompleta y por ende también las recompensas de vuelta.

Claro que hay un currency limitado con el que hay que ser medio estratégicos. Voy a atacar directo a las gemas, la moneda más limitada pero también la que siempre saca de apuros; si son de aquellos que no tienen problema en boostear su juego con algo de dinero real, no tendrán que hacer gran cosa para avanzar rápidamente algunos pasos, pero si son pacientes –y tacaños– verán que el progreso es lento si no utilizan gemas. El lío es que rara es la ocasión en la que se nos otorgan gemas y, en mi experiencia, es un desperdicio emplearlas para otra cosa que no sea invertir en las herramientas para un nuevo terreno o más inventario.

Por la parte de las monedas, ellas también son importantes porque son las que nos permiten construir más edificios. De entrada no hay mucho problema para hacerlo, pero casi de manera tajante, dichas estructuras comienzan a costar el doble e incluso hasta el triple. Si son obsesivos como yo, no podrán vivir mucho tiempo sin tener todo lo necesario para seguir cumpliendo con las órdenes para Clawbert, así que es posible que se conviertan en esclavos de todo aquél personaje que cada determinado tiempo deje unas cuantas monedas, o se la pasarán viendo anuncios para darle una vuelta más al Daily Spin, una maquinita que suele dar diferentes ítems pero que gran porcentaje del tiempo da monedas.

Cuteness at its best

Clawbert

Además de todo lo que ya he descrito, Clawbert: ToyTown y yo hicimos clic casi instantáneamente gracias al nivel de cuteness que contagia. Desde la música, el dulce “Hey!” que indica que después de una larga espera, mis juguetes están listos, hasta la variedad de personajes que de pronto tienen algo curioso que decir.

Sí encuentro uno que otro problema que abruma la experiencia un poco, como los globos de texto cuando recogemos las monedas de un aldeano en el mapa, porque a veces cubren un edificio que también queremos seleccionar con el dedo y aunque es posible dar tap sobre el globo y aún así activar lo que hay debajo de él, ocasionalmente resulta algo desesperante, especialmente si tenemos más aldeanos cerca y los tocamos a todos frenéticamente para recoger rápido todas las recompensas.

Mientras leía reseñas de usuarios me di cuenta de que muchos de ellos se quejan de lo ambiguas que son algunas cosas dentro del aprendizaje y eso me parece importante, porque me pasó en muchas cosas. Encuentro comprensible que hay cosas que al principio no cachen, como el crafting de juguetes o los materiales necesarios, pero hay algunas cosas que no entendí rápido como la función de las casas de aldeanos hasta que un día por accidente arrastré un ítem de sus listas y me di cuenta de que había que alimentar su Love Meter.

Do it wisely / TIPS!

  • Es recomendable jugar el primer juego Clawbert antes, por eso de los chistes detrás de cada personaje… y eso.
  • Procura aprovechar las gemas para expandir tu inventario, sobre todo. Especialmente si no eres un entusiasta de las microtransacciones, confía en mí.
  • Trata de aprovechar las horas entre órdenes del HQ para volver a hacerte de materiales básicos como (Emotion) Sparks, Milk, Poopy Muffin, Sproutling y Tronquin. Así no perderás ese tiempo cuando tengas que atender una orden nueva que requerirá de utilizar esas cosas como ingredientes, y no como ítems básicos.
  • Así mismo, si una orden incluye uno de esos ingredientes de manera individual, procura no entregarlos primero porque habrás perdido el tiempo del punto anterior, aunque no lo parezca, poner prioridades para hacer crafting sí puede hacer una gran diferencia.
  • Al principio del juego, podría parecer que 6 horas para atender una orden es bastante, pero en niveles más avanzados no lo es tanto porque si juegas sin ventajas extra, habrá que ir de cacería por algunos recursos y eso toma tiempo. Así que procura, al menos, mantener boosteados todos los edificios, un par de minutos hacen la diferencia cuando hay que hacer varios del mismo juguete.

  • Cada uno de los personajes y el juego de palabras que hay detrás de sus nombres o descripciones. (Aunque Sad Potato me da más ternura de la que debería).
  • El juego cumple perfectamente con el propósito de ser adictivo y gratificante a la vez, fin.
  • Que a pesar de que sí nos hace esperar demasiado, nunca se siente eterno porque siempre hay actividades y cosas que hacer, es rara la ocasión en la que no.

  • Que durante tres semanas, el Daily Spin parece no tener nada más que monedas.
  • El juego parece ser tan demandante, que el pico de precios de cada edificio pasa de estar hasta lo más bajo a exorbitantemente alto en sólo un par de niveles (¿o yo avancé demasiado rápido? Pregunta real, de adicto real).
  • Hay algunas cosas que no son del todo intuitivas o que pueden llegar a obviar demasiado dentro de la interfaz, eso podría ocasionar que el aprendizaje sea lento o que, de plano exista deserción desde el inicio.

Descargar: Clawbert: ToyTown @ Android, iOS | Más información: HyperBeard

(Editor in Chief)

I write my heart out at Missing Number & I'm a Resident Evil diehard × ♡

Comentarios