Reseña | Dragon Ball FighterZ

FighterZ
Gracias Arc System Works, acabas de entregar el mejor juego de Dragon Ball de la historia.

¿Cuántos juegos de Dragon Ball existen? ¿Diez? ¿Veinte? Ahora, de esos, ¿cuántos valen la pena? La pregunta es subjetiva, sin embargo, exagerando, tenemos dos o tres títulos realmente memorables. Los demás, son fórmulas repetitivas con una banda sonora olvidable y una presentación gráfica digna; pero durante años, los fans de la historia original de Akira Toriyama esperaron un juego sublime. Un 26 de enero de 2018, 30 años más tarde, como si alguien hubiera encontrado las siete Esferas del Dragón y pedido un deseo, Arc System Works entregó Dragon Ball FighterZ.

Sí, en un inicio parece un juego casual que roba ideas de Marvel vs. Capcom 2 o Guilty Gear, después, la dificultad se eleva y la calidad en el combate cobra otra dimensión, al final, queda un juego con una identidad única.

Un sistema de combate sólido

Dragon Ball FighterZ

La premisa no es nada pretenciosa. Dragon Ball FighterZ es un juego de peleas 2D con equipos conformados por tres personajes que pueden intervenir o tomar el lugar del luchador durante el combate. La configuración de botones es de tres golpes; débil, mediano y fuerte, y uno más para arrojar esferas de energía. L1 y L2 para lanzar o cambiar personajes y R1 y R2 para romper guardias y comenzar cadenas de combos respectivamente.

En el apartado ofensivo, un personaje sencillo como Son Gohan puede tener hasta seis movimientos especiales, mientras que alguien más complejo, como Hit, alcanza hasta doce secuencias distintas para atacar. Casi todos los ataques gastan una barra de ki que cargas al conectar golpes, patadas o al dejar presionado al mismo tiempo el botón débil y el de lanzar esferas de energía. De lado de la defensa, sólo necesitas presionar atrás antes o en el momento de recibir un ataque. Si eso fuera poco, puedes controlar la caída del personaje después de un golpe para desconcertar el ritmo de la ofensiva del rival.

Dragon Ball FighterZ

Ahora, todo esto es apenas una pequeña pizca de lo que en apariencia es un juego casual. Sin problemas puedes recurrir al botonazo sin sentido para obtener resultados justos, sin embargo, los jugadores más experimentados podrán encontrar que tu control sobre los personajes es alocado. Subir tu nivel de juego no es nada complicado, las combinaciones son más un tema de ritmo y conocimiento del personaje, y no de movimientos complejos. Así, sólo dependerá de ti entender que Dragon Ball FighterZ puede ser dominado si te aprendes a detalle el sistema de combate.

Por otro lado, el gameplay de Dragon Ball FighterZ se presta para el juego competitivo. Por esa razón el título estuvo en exhibición durante EVO 2017 y seguramente estará en la edición de 2018. Cabe recalcar que el juego no está 100% balanceado, pues existen personajes con características muy superiores a las de los demás, pero, requiere de la habilidad del jugador dominar cada faceta. Incluso, durante las repeticiones disponibles dentro del juego, es común ver cómo un jugador usando a alguien como Krilin de pronto elimina a Hit o Black Goku de un modo milagroso.

A final de cuentas, Bandai Namco y Arc System Works tendrán la dura tarea de ajustar y balancear a Dragon Ball FighterZ para darle algo a la enorme comunidad de jugadores que acaba de nacer.

¿Variedad de modos o lo mismo, pero, con un disfraz distinto?

Dragon Ball FighterZ tiene una buena variedad de modos donde todo se resume a pelear como si no hubiera mañana. En cuanto a presentación, el arcade es el más sencillo de todos, pues sólo requiere que armes un equipo y desafíes tres tipos de escenarios: Camino de la Serpiente, Gravedad Aumentada y Habitación del Tiempo –y el Espíritu–. Cada escenario tiene una ruta, que se determina según tu puntuación al finalizar cada batalla. Si la calificación es alta, llegarás al rango más elevado. Cuando superas cada escenario con una calificación de A o S, desbloqueas más escenarios con una dificultad mayor. Ahora, es a través de este modo donde puedes desbloquear a Goku y Vegeta en fase Super Saiyajin Blue –o Super Saiyajin Dios Super Saiyajin–, sino alcanzaste a pre-ordenar el juego.

Hay dos modos para jugar en línea: Partida Mundial y Partida de Arena. La primera es la más básica donde tienes combates con usuarios de todo el mundo. La única ciencia necesaria es contar con una buena conexión a internet y no ser víctima del lag. La segunda es regional. Esto quiere decir que ahí es donde se define quién es el mejor jugador dentro de una sala; por ejemplo, en México, Costa Oeste, hay 17 salas de arena, 8 de encuentro y 8 de ring en equipo. El objetivo es juntar a jugadores por región para hacer una mejor experiencia de juego. La idea de este último apartado es buena, pero también hay demasiados espacios desperdiciados.

Dragon Ball FihterZ

En el modo de Combate local puedes armar las retas y torneos con tus amigos en batallas individuales o por equipo. Hasta 16 jugadores pueden participar, así que es una buena oportunidad de juntar a tus amistades para una buena y organizada sesión de combates hasta llegar el amanecer.

Si bien puedes pasar una buena cantidad de horas en las retas en línea o locales, es en el modo Historia donde vas a gastarás la mayor parte del tiempo. Aquí sigues una historia original creada exclusivamente para Dragon Ball FighterZ que un “grupo de creativos” se sacó de la manga. Es más, las historias de Dragon Ball Xenoverse están mejor justificadas. A final de cuentas, este apartado cumple con la intención de relatar algo interesante y lo suficientemente largo para aquellos jugadores que miden su experiencia de juego mediante las horas invertidas en una “campaña”. También desbloqueas a un personaje, pero la recompensa es mínima.

La suma de todos los modos entrega un producto robusto en contenido, detalle clave para una buena cantidad de compradores alrededor del mundo. Gracias a esto, muchos usuarios sentirán que cuentan con un juego completo con muchos ítems por desbloquear a pesar de los contenidos descargables anunciados antes del lanzamiento de Dragon Ball FighterZ.

Presentación “casi” perfecta

Ya llegamos al momento en que los juegos se ven mejor que los animes. ¿Triste? Tal vez porque los desarrolladores de videojuegos seguro tienen mayor presupuesto al hacer un producto para consolas que un estudio de animación.

Dragon Ball FighterZ se ve espectacular. Hacer algo mejor sería demasiado. La presentación visual es comparable a los títulos de Naruto Shippuden Ultimate Ninja Storm de CyberConnect2. Digamos que Arc System Works ha dominado la técnica de crear arte 2D con un motor 3D como Unreal Engine, lo cual se traduce en gráficos súper claros.

De lado de los cuadros por segundo la experiencia llega a variar un poco. Los personajes se mueven a 60 cuadros, pero, hay movimientos especiales que no tienen más de 12 o 20, lo cual da una ligera sensación a algo que podrías ver por televisión. Los escenarios también tienen animaciones a 60 cuadros por segundo. Todo esto entrega un balance interesante en cuanto a presentación y sensación frente a los ojos de los jugadores.

Dragon Ball FighterZ

Otro detalle curioso es que durante cutscenes, la velocidad se recorta a menos cuadros por segundo para que la experiencia de juego sea todavía más parecida a lo visto en la serie original –pero con mejores dibujos–. ¿Qué hay sobre el 4K? Dragon Ball FighterZ sí está optimizado en PlayStation 4 Pro y Xbox One X, además de contar con una resolución nativa.

El tema del sonido es muy interesante. Las voces en inglés y japonés se escuchan muy claras. En ningún momento notas alguna clase de “gis” o ruido innecesario. Los efectos especiales son reciclados y la música también, así que tenemos un apartado a medias, al cual no muestra algo realmente memorable.

Calificación: 9

  • Sistema de combate sólido
  • Presentación visual sobresaliente
  • Replay garantizado
  • Servidores y netcode de calidad
  • Experiencia placentera para casuales y profesionales por igual

  • Historia aburrida y poco justificada
  • Banda sonora con aspectos pobres
Un entrega digna del manga más exitoso de Akira Toriyama

Dragon Ball FighterZ

Dragon Ball FighterZ resuta perfecto, increíble, sobresaliente. La cantidad de personajes es suficiente y el estilo de combate muy entretenido. El uso de Unreal Engine en el apartado visual es para premiar y otorgar un bono económico a los desarrolladores y hasta becas universitarias a sus hijos. Sin embargo, los puntos flacos radican en una historia tediosa y poco atractiva con animaciones pobres a pesar de lo bien que se ven los modelos en pantalla. El sonido se siente reciclado, como si estuviera en una zona de confort de la cual no quieren salir los compositores.

En otras palabras, los fans de Dragon Ball amarán el juego desde los primeros minutos, los curiosos seguramente caerán en las garras del adictivo sistema de combate y los jugadores profesionales encontrarán una entretenida opción para explotar sus habilidades en lo que podría ser el juego de peleas del año o, tal vez, la década.

(Features Editor)

Star Wars, los videojuegos, la NFL y la lucha libre son mi pasión. De día soy un ciudadano común contando historias y de noche descanso como una persona normal... No necesito una capa para ser un súper héroe.

Comentarios