Animal Crossing: New Horizons - 60 días y más de cien horas después

Animal Crossing New Horizons
Llegó el momento de averiguar si este título ha logrado superar la barrera del tiempo y mantiene su encanto inicial.

¿Puedes creerlo? Han transcurrido poco más de dos meses desde que Animal Crossing: New Horizons hizo su exitoso debut en Nintendo Switch.

Más de 60 días pasaron desde que millones de personas (literalmente) alrededor del mundo decidimos iniciar una nueva vida en una isla desierta repleta de detalles encantadores que, como si se tratase de una obra del destino, se convirtió en el refugio ideal para olvidarnos de todas las problemáticas que afectan al mundo real actualmente.

Durante todo ese tiempo he tenido oportunidad de explorar el juego a mayor profundidad en comparación a cuando escribí su reseña, lo cual me ha permitido forjar un criterio mucho más amplio sobre todos sus aspectos, incluyendo varios que anteriormente no pude abordar porque, bueno, básicamente no se habían implementado todavía.

Animal Crossing New Horizons

Y es que, como lo mencioné en mi análisis, títulos como los de la serie Animal Crossing están diseñados de tal forma que se requiere un periodo más amplio para descubrir todo su potencial debido a que no hay un inicio y un fin preestablecidos, sino que cada jugador decide hasta cuándo le dedicará su tiempo; por otra parte, está el factor de las actualizaciones y eventos de temporada que hacen necesario jugar de forma continua si es que se desea averiguar lo que tienen por ofrecer.

Tomando lo anterior en cuenta, es que resultaba necesario hacer esta nueva revisión en la que lejos de reseñar otra vez el juego en su totalidad, lo que se pretende es hablar sobre aquellas nuevas características que se han implementado así como de ciertos aspectos que he notado luego de mis más de 100 horas invertidas dentro de su bello mundo.

Un largo camino hacia la isla perfecta

Creo que uno de los elementos que vale la pena abordar primero, es el de todo lo que ha conllevado crear una isla de ensueño dentro de Animal Crossing: New Horizons. En mi reseña mencioné que para lograr tal objetivo se requerían un par de cosas: paciencia y constancia. Sin embargo, con el pasar de los días me di cuenta que hizo falta listar un tercer y muy importante elemento: creatividad.

A diferencia de entregas anteriores de la franquicia, este título incluye una herramienta que obliga a las personas a poner a prueba sus dotes creativos al máximo, y es la llamada Terraforming u Obras públicas, misma que permite modificar el terreno de nuestra isla y así crear caminos, cuerpos de agua (ríos, lagos y cascadas) o desniveles que, si se tiene la suficiente imaginación, puede dar como resultado diseños realmente increíbles.

El gran inconveniente con dicha herramienta es que, para poder utilizarla, resulta necesario cumplir con la que podría considerarse como “misión principal” del juego, que es conseguir que K. K. Slider se presente en tu isla, lo cual requiere de una considerable cantidad de tiempo ya que uno de los requisitos es tener cierto número de residentes.

Animal Crossing New Horizons

Una vez desbloqueada, llega el momento de poner a prueba nuestra capacidad de creación, cosa que me puso en un leve predicamento ya que pasé prácticamente un mes tratando de decidir un diseño ideal para mi isla, lo cual en algunas ocasiones me hizo sentir un poco mal pues veía islas fenomenales creadas por otros usuarios y me preguntaba cómo es que lo lograron. A final de cuentas, todo fue cuestión de empezar por una idea base y sencilla, a partir de la cual todo comenzó a fluir y una cosa ha llevado a la otra.

Confieso que aún me queda un largo camino por recorrer para que mi refugio digital sea algo digno de visitar, pero el hecho de que ya no sea aquel sitio con flores creciendo sin control por todos lados y casas colocadas al azar con apenas algunos adornos a su alrededor, me han dado el ánimo de seguir adelante con esa misión para alcanzar las cinco estrellas de popularidad.

Días de tranquilidad, actualizaciones y eventos decepcionantes

Bien, ya abordé el cómo ha marchado el proceso creativo dentro de New Horizons durante estos dos meses; ahora, es momento de tocar otro aspecto igual de relevante, y es el cómo han transcurrido los días dentro del juego a lo largo de dicho periodo.

Desde antes de su lanzamiento, Nintendo informó que complementaría la experiencia de juego paulatinamente a través de actualizaciones, mismas que al menos hasta ahora se han limitado a una importante con la cual se expandió el museo al incluir una galería de arte y al mismo tiempo se incluyó a dos personajes que aparecen de vez en cuando para vender artículos: Redd (quien vende las obras de arte para nutrir al museo) y Leif (quien vende flores y arbustos).

A la par de tales actualizaciones, el título ha recibido algunos eventos de temporada que, a mi parecer, han resultado poco atractivos, por no decir decepcionantes.

Animal Crossing New Horizons

En total han sido cuatro los eventos especiales que ha recibido Animal Crossing New Horizons, y me apena decir que, a excepción de uno, el resto de ellos no ha sido de interés puesto que se han limitado a tareas muy simples -y algunas incluso tediosas- que en realidad no añaden algo especial a la experiencia de juego.

Bunny Day o Caza del huevo fue el primer evento en realizarse, duró casi dos semanas durante las cuales uno recolectaba diferentes clases de huevos de Pascua con los que posteriormente se podían fabricar diversos objetos. En un inicio la idea parecía buena, pero con el paso de los días todo se volvió más y más tedioso pues al final encontrabas más huevos que otras cosas como peces o madera, y tras fabricar todos los objetos especiales disponibles, la única recompensa era otro objeto más, por lo que todo ese esfuerzo en realidad creo que no valió tanto la pena.

Animal Crossing New Horizons

Los tres eventos restantes han sido casi igual de olvidables: Nature Day, May Day e International Museum Day. El primero se limitó a concretar “misiones especiales” diarias para obtener más Nook Miles que las usuales, el segundo es quizá el único que se salva pues nos permitió viajar a una isla especial con un laberinto; el último constó en buscar sellos en las diferentes secciones del museo para al final sólo recibir placas que puedes colocar en las paredes de tu hogar.

¿Así serán el resto de los eventos que se tengan planeados? Es una duda genuina y que en verdad deseo tenga una respuesta negativa pues, de lo contrario, considero se estaría desaprovechando el gran potencial que tiene el título para ofrecer ciertas experiencias quizá pequeñas pero más reconfortantes que simplemente plantar arbustos o recolectar huevos una y otra vez. Animal Crossing: New Horizons es ya un juego repetitivo y uno espera que eventos especiales le den un toque refrescante, no que añadan todavía más repetición. Creo.

La experiencia fuera del mundo virtual

Animal Crossing New Horizons

Si bien los días dentro de New Horizons han transcurrido sin gran novedad desde el comienzo de mi aventura, fuera de ese mundo virtual me he llevado gratas sorpresas gracias a acciones emprendidas por la comunidad, que al menos desde mi perspectiva logran nutrir en gran forma lo ofrecido por el juego en sí.

En mi reseña, critiqué bastante el apartado online de esta entrega debido a lo limitado que es, y aunque tristemente parece que eso no cambiará, al menos la comunidad ha sabido sacarle provecho y hacerlo un poco más entretenido.

Quizá, el ejemplo más claro de lo anterior es la compra y venta de nabos. Basta con echarse un clavado a Twitter para darse que todos los días de la semana hay usuarios buscando los mejores precios para vender los nabos que compraron el domingo por la mañana –acción que para mí ya se ha convertido en una rutina–, o bien el precio más bajo para comprarlos.

He de confesar que al principio estaba renuente a participar en esa actividad; sin embargo, cuando está por terminar la semana y no has podido vender tus nabos porque los Nooklings en tu isla te ofrecieron una miseria, no te queda de otra y tuve que armarme de valor para escribirle a extraños y pedirles –siempre muy amablemente, claro– que me compartieran los códigos de sus islas y así no perder las bells que invertí.

Y no sólo se trata de Twitter, plataformas como Discord también se han convertido en las ideales para crear pequeñas comunidades y llevar a cabo este tipo de actividades, además de muchas más como lo es el intercambio de recetas, objetos, fósiles, etc.

YouTube, por su parte, también ha sido empleado por algunos usuarios de formas bastante originales; por ejemplo, Gary Whitta, guionista de Rogue One: A Star Wars Story, quien decidió crear un programa estilo Late Night en el que ha tenido como invitados a personajes como Danny Trejo y Elijah Wood. ¿¡A quién se le habría ocurrido que el juego podía usarse para algo así!?

Mirando el nuevo horizonte desde otros ángulos

Animal Crossing New Horizons

Si hiciera una analogía con las etapas del amor, diría que luego de todo este tiempo inmerso en Animal Crossing New Horizons, he dejado atrás la fase de enamoramiento; es decir, sigo encantado con su mundo, mecánicas y demás elementos, pero lo he conocido suficiente como para descubrir algunas cosas que en su momento pasaron desapercibidas para mí. Pequeños detalles (algunos positivos y otros negativos) que quizá consideré poco importantes pero que con el paso de los días cobraron notoriedad pues a fin de cuentas influyen en la experiencia de juego.

Definitivamente continúo disfrutando entrar al menos unos minutos a mi isla cada día para desenterrar fósiles, hacer alguna modificación o disfrutar los conciertos sabatinos de K. K. Slider; pero a la vez, ahora también me frustro cada vez que quiero comprar o fabricar algún artículo múltiples veces porque Nintendo decidió que era buena idea sólo permitir hacerlo de uno en uno.

Me entusiasma mucho la llegada de cada mes para poder capturar nuevas especies de bichos e insectos y así continuar con la completación de mi museo. En verdad me provoca gran felicidad cada vez que consigo una especie nueva y la veo exhibida. Caso contrario sucede con los eventos de temporada pues, lejos de emocionarme, me preocupa que aquellos planeados a futuro sean igual de intrascendentes como los que ha habido hasta el momento.

No sé por cuánto más durará la magia hacia este juego, pueden ser sólo algunas semanas más o varios meses, incluso años. Quizá, una vez termine este periodo de confinamiento y volvamos de nuevo a lo que solía ser nuestra cotidianeidad, todos dejemos abandonadas nuestras islas. Algo que sí puedo afirmar con toda certeza, es que por ahora ese encanto se mantiene presente y sigo muy firme en mi intención de hacer que ese refugio digital sea tal y como lo deseo.

Animal Crossing New Horizons

Amo la música, los videojuegos, comer, dormir y a Batman.

Comentarios