Entrevista | Brian Cubría: Música y pasión por los videojuegos

Brian Cubría
¿Cómo es hacer música para videojuegos en México? Uno de los compositores más destacados de la industria en nuestro país nos narró su experiencia.

Cuando hablamos sobre compositores de música para videojuegos, es común que los primeros en llegar a nuestra mente sean Koji Kondo, Yoko Shimomura, Michiru Yamane o Nobuo Uematsu, nombres que llevan consigo un enorme legado al haber musicalizado varios de los juegos con los que muchos de nosotros crecimos. Sus melodías lograron superar la barrera del tiempo y, mejor aún, se quedaron grabadas en nuestra memoria.

Pero dichos nombres no son los únicos que existen: con el transcurso de los años han surgido muchos otros compositores en diversos países del mundo que, de igual forma, han demostrado su talento y una enorme pasión por los juegos de video. En México tenemos algunos exponentes de gran nivel en este rubro, y uno de los de mayor renombre es sin duda Brian Cubría, músico que ha dedicado una gran parte de su vida a crear melodías para títulos de diversos estudios nacionales como Phyne Games y HyperBeard.

Aprovechando que la euforia por las fiestas patrias de nuestro país aún continúa, nos acercarnos a Brian para que nos hablara sobre su experiencia en el ámbito de la composición musical enfocada en los videojuegos, misma que comentó haber iniciado de manera casi fortuita ya que a pesar de que siempre tuvo un gran interés por las bandas sonoras de juegos que disfrutó durante su infancia y adolescencia, él no pensaba que hacer música para juegos de video en México fuese una posibilidad real.

Brian Cubría

“Desde que empecé a tocar piano me gustaba buscar en internet, y bajar partituras de música de videojuegos y tocarlas (…) Siempre me interesó la música de videojuegos (…) Aunque no hubiera acabado los juegos, bajaba varios discos y los escuchaba. Fue cuando empecé a conocer a los compositores”, mencionó el músico al preguntarle cómo nació su interés por este rubro. Afirmó que en aquel entonces no era algo muy común el escuchar ese tipo de música debido a que aún no explotaban las redes sociales y era complicado encontrar a más gente que compartiera su afición.

La importancia de aprovechar las oportunidades

Para él, crear covers de sus temas favoritos se convirtió, además de en un hobby, en una forma de poner en práctica sus conocimientos de piano, jazz y también para familiarizarse con algunos programas de computadora. Durante sus tiempos libres se dedicó a componer versiones en piano de algunas piezas, lo cual terminó por convertirse en un álbum completo al que tituló Video Game Piano Arrangements Vol. 1. Gracias a este tipo de trabajos y que su interés por la música de videojuegos lo llevó a navegar por algunos foros especializados, Brian pudo conocer a otras personas afines a su pasión; una de esas personas fue Daniel Mastretta, quien ayudó a darle mayor difusión a su obra al invitarlo a participar en el podcast ScoreVG.

“Él fue quien me invitó a ScoreVG a tocar”, dijo Brian, hecho que significó un reto para él pues no tenía contemplado interpretar sus covers ante un público. “Practiqué mucho. Lo hice tocable en vivo y a final de cuentas estuvo padre, les gustó a los locutores y a la gente que estaba escuchando”. Tras dicha presentación, el compositor comenzó a ganar más notoriedad en redes y poco a poco despertó el interés de personas involucradas en el medio que comenzaron a invitarlo a eventos como DEVHR en donde ha podido presentarse en un par de ocasiones.

Fue tras su segunda presentación en DEVHR cuando el músico fue contactado por Humberto Cervera, desarrollador independiente que lo invitó a componer la música para un juego titulado Agent Awesome, que se encontraba en proceso de creación. “Hubo una fiesta y llegó Humberto. Me preguntó muy emocionado si quería hacer la música de su juego y le dije que sí”, nos comentó Brian al respecto. Al tratarse de su primer empleo formal como compositor, mencionó que no tenía noción sobre cuánto cobrar o el tiempo que iba a tardar en producir las melodías; sin embargo, no dudó en aceptar el trabajo y con ayuda de un amigo (Luis Alcácer) realizó la banda sonora. “Fue una experiencia graciosa y exprés porque hicimos como 12 temas en dos meses. Estuvimos todo ese tiempo encuevados para hacer el mejor trabajo posible en ese tiempo tan limitado”.

De acuerdo con lo que Brian nos platicó, Agent Awesome no logró tener el impacto deseado por los desarrolladores. Del mismo modo, al poner el soundtrack a la venta en Bandcamp éste tampoco logró generarle ganancias. A pesar de ello, él continuó su trabajo y más estudios y organizadores de eventos siguieron invitándolo a participar en sus proyectos, entre los que pueden destacarse distintas ediciones de VCONCERT y juegos como Dirty Hal.

Un trabajo que requiere esfuerzo y paciencia

Algo que nos interesaba conocer acerca de Brian Cubría, es el proceso de creación que suele tener al momento de hacer la música para un título. Respecto a este tema, él mencionó que lo primero que requiere es platicar con los desarrolladores para que éstos le brinden detalles sobre sus juegos, como el género, la estética, mecánicas, etc. “Frecuentemente, los desarrolladores ya tienen una idea muy clara de cómo quieren que suene la música. Muchas veces te llaman en un punto donde el juego ya está en una fase beta, entonces ya tienen idea de lo que quieren”, explicó.

El compositor mexicano aseguró que esa primera fase es de gran importancia debido a que todos esos detalles le ayudan a tener una noción clara sobre el proyecto, y a partir de ahí piensa en cómo hacer la música, de qué forma se integrará y demás aspectos. Luego de este paso, mencionó que procede a enviar bocetos de temas para que el estudio en cuestión pueda escucharlos y posteriormente iniciar un proceso de retroalimentación; esta parte suele tornarse un tanto compleja debido a que, como él mismo lo dijo: “a la gente le cuesta trabajo imaginarse cómo sonará un tema acabado”, por dicha razón trata de que todos sus bocetos estén lo más trabajados posibles.

Brian aseguró que se trata de un proceso muy largo de prueba y error hasta que finalmente logra crear algo que funciona bien para el juego. “Muchas veces estoy cinco o seis horas desarrollando una idea, o un día entero. Al día siguiente lo escuchó ya con oídos frescos y no me gusta, entonces lo desecho por completo (…) Es un trabajo medio obsesivo que a mucha gente no le gusta (…) tienes que estar cien por ciento inmerso, aislado de lo que pasa en el exterior”, comentó.

Cuando se trata de títulos para móviles (como en los que ha trabajado mayormente), nos reveló que lo más común es que se hagan tracks cortos de unos 20 segundos, mismos que se repiten en loop a lo largo de las sesiones. Esta situación, mencionó no ser de su total agrado pues el juego pierde parte de su esencia y alguien que presta atención al apartado musical puede incluso silenciarlo para ya no escuchar la misma pieza una y otra vez. Para no caer en ese tipo de prácticas, comentó que él siempre trata de darle variedad a sus composiciones; por ejemplo, creando melodías que se compongan de dos o tres partes.

Uno de los motivos por los que Brian procura darle la atención suficiente a sus obras, es la importancia que él considera tiene la música en los videojuegos. “Yo siento que es mucho más importante de lo que a veces pensamos (…) El audio impacta de gran manera en cómo te relacionas con el juego, es una de las grandes herramientas de un videojuego para engancharte. Música y audio por igual”, comentó al respecto.

“Cuando estás en silencio, comienzas a pensar en muchas cosas, comienzas a distraerte. La música te abstrae de eso, te roba de esa posibilidad y te lleva a otro lado. En los videojuegos, la música es esa constante que está ahí, manteniendo el ritmo y la pauta (…) Es lo que debería hacer la música en los videojuegos: llevarte a su mundo.”

Brian Cubría

Al respecto de este tema, el compositor también mencionó que la música de un videojuego, si es de gran calidad, incluso puede trascender a éste ayudando a que las personas le guarden un mayor aprecio por dicho apartado. “Si tienes un buen compositor y buena música, tendrás una herramienta muy poderosa para que la gente se pueda relacionar con el juego y considerarlo como suyo”, dijo y puso como ejemplo a Cuphead, cuya banda sonora ha escuchado recientemente, trayéndole el deseo de regresar al juego: “ese soundtrack se va a quedar, igual que el juego, en los anales de la historia. Lo van a seguir escuchando toda la vida”, afirmó.

Otro de los temas que se abordaron durante esta entrevista con Brian, es el del arraigo que tiene la música de videojuegos en México. Sobre esto, mencionó que en efecto existe un gran público que disfruta de este tipo de música y eso se ha visto reflejado en la realización de eventos como VCONCERT y en el hecho de que conciertos de música de franquicias como The Legend of Zelda y Final Fantasy suelen tener buenas audiencias. Sin embargo, él cree que todavía es un nicho, pues aunque las redes sociales pudieran aparentar que existe una comunidad muy grande de entusiastas, en el mundo real no hay tantas personas interesadas en el tema.

Si quieres crear música para videojuegos, prepárate constantemente

Antes de dar por terminada nuestra conversación, pedimos a este talentoso músico que nos compartiera algún consejo para todas aquellas personas que han pensado incursionar en esta área, a lo cual brindó varios de gran interés: “A quien quiera hacerlo, yo le diría que lo haga. Me refiero a que se vaya adentrando y prueben si es para ellos porque, así como en toda labor, hay cosas que no te dicen o que no son inmediatamente perceptibles”.

Como segundo consejo, Brian mencionó que quienes deseen componer música para videojuegos deben tener alta resistencia a la frustración creativa y técnica pues “pasarán mucho tiempo creando cosas que no les van a funcionar” y “porque trabajar con computadoras puede llegar a ser muy problemático”. Pero, quizá, la recomendación más valiosa que nos compartió fue la de que todos los interesados en esta área deben estar preparados para que, en caso de que se presente una oportunidad inesperada (como le ocurrió a él), tengan la confianza para aceptarla y demostrar que son capaces de hacer el trabajo.

“Hay que tener un ímpetu por querer mejorar todo el tiempo. Quien se quiera dedicar a la música, si no la ama, tiene que aprender a amarla (…) La música es algo que tú vas a descubrir, y para lograrlo tienes que nutrirte, escuchar mucha música, practicarla, tocarla.”

Brian Cubría

Actualmente, Brian Cubría forma parte del estudio HyperBeard, donde desde hace cinco años ha creado la música de juegos como KleptoCats y Muertitos.

Además, él forma parte de la Bonvi Band donde junto a otros músicos crea covers de temas clásicos. Por último, el compositor reveló que tiene la intención de publicar al menos otro álbum de versiones en piano, mismo que espera concretar durante sus ratos libres. “Me gusta mucho trabajar en esto, entonces valdría la pena luchar para que más estudios se puedan hacer, más gente pueda hacer su trabajo y hacer un gremio más unido”, finalizó.

En caso de que no lo hagas ya, te invitamos seguir a Brian en sus redes sociales, donde suele atender cordialmente a quienes lo contactan para preguntar acerca de su trabajo, solicitar algún consejo, etc. Del mismo modo, recomendamos ampliamente visitar sus perfiles de Bandcamp y Soundcloud donde puedes conocer más de su obra, misma que estamos seguros continuará en crecimiento.

Comentarios