My Current Obsession | Samus Aran, la dama en peligro de Yoshio Sakamoto

Samus Aran
Yoshio Sakamoto, co-creador de Metroid, tiene el extraño hábito en todos sus juegos de dicha franquicia de poner a la protagonista como la dama en peligro que debe ser rescatada por alguien, algo que va en contra de lo que representa Samus Aran para sus fans.

Metroid festejó su 33 aniversario el pasado 6 de agosto, toda una vida de altos y bajos en los que a pesar de su longevidad solo tenemos 14 juegos (9 principales, 2 remakes, 2 spin-off y un recopilatorio), distribuidos en dos continuidades distintas: la saga en 2D cuyo principal responsable es Yoshio Sakamoto (co-creador del primer juego); y la saga Prime, en 3D, a cargo de Kensuke Tanabe.

Durante los 33 años de la franquicia, la personalidad de Samus Aran, nuestra protagonista, ha sido explorada poco, pero en el imaginario popular Samus es una heroína estoica, siempre a la altura o por encima de los retos que se le presentan, por algo es la cazarecompensas más respetada y temida de la Federación Galáctica; en palabras (y arte) de Samuel Deats, director de la serie Castlevania de Netflix: “Cuando jugué Metroid y Super Metroid, siempre vi a Samus como una tipa dura. Alguien con una actitud de no estupideces, algo militaresca.” Sin embargo también sabemos que Samus puede ser un personaje compasivo y preocupado por proteger a los inocentes, estando incluso dispuesta a desobedecer órdenes.

Samus Aran

Solo un par de juegos han explorado más a fondo la historia y personalidad de Samus, ambos bajo la dirección de Yoshio Sakamoto. El primero, Metroid Fusion, presentaba por primera vez a Samus en un papel de narradora más allá de la introducción, explicando lo que pensaba sobre la misión en la que se encontraba, remembranzas de misiones pasadas y su relación con Adam Malkovich, su antiguo oficial a cargo. El segundo juego, Metroid Other M, hizo lo mismo, pero en esta ocasión la heroína estoica se convirtió en una niña asustada qué obedecía cualquier instrucción que Adam le diera aunque la pusiera en peligro, monologando y mencionando a diestra y siniestra al “bebé”.

Esto ocasionó que Yoshio Sakamoto perdiera mucha de la confianza de los fanáticos debido a su interpretación de la personalidad de Samus y el hecho de que Adam le robara peso en la historia, no solo al sacrificarse mientras ella lo veía sin poder hacer nada, sino también por tener que ser rescatada por él (y por Anthony, un viejo amigo), sin embargo, esta no es la primera vez que su co-creador hace esto con la protagonista.

Samus Aran

A lo largo de su carrera Sakamoto ha estado a cargo de 5 juegos distintos de la franquicia: Super Metroid, Metroid Fusion, Metroid Other M, Metroid Zero Mission y Metroid Samus Returns, estos dos últimos remakes de Metroid, donde fungió como diseñador, y Metroid II Return of Samus, en el que no participó. A nivel de jugabilidad podemos decir que todos son excelentes juegos, hasta cierto punto incluso Other M, a nivel narrativo son simples pero cuentan una historia interesante con constantes cambios, complementada con un manga en el que Sakamoto participó.

Sin embargo, algo que no ha sido cambiado en las historias de Sakamoto es que en algún momento en cada juego Samus Aran debe ser salvada por alguien o algo. Así es, Other M no es la primera ni la única vez en la que Sakamoto recurre a que Samus tenga que ser salvada, a ponerla, aunque sea por un momento, en el papel de la damisela en peligro. El único juego en el que no ocurre esto es Metroid Zero Mission en el que la vemos usar todo su arsenal y habilidades, incluso sin armadura, para derrotar a los Piratas Espaciales y salir victoriosa sin ayuda.

  1. En Super Metroid, la primera vez que Samus necesita ser rescatada, nuestra protagonista se encuentra indefensa ante la nueva y poderosa forma de Mother Brain, y solamente es la intervención del bebé metroid que rescatamos en el título anterior lo que la salva de morir.
  2. En Metroid Fusion, nuevamente en la pelea final, Samus está a merced de un metroid Omega que la ha herido gravemente, pero es “rescatada” por el SA-X que había enfrentado previamente.
  3. En Other M primero es rescatada por Anthony Higgs después de que ella se congela ante Ridley, posteriormente debe ser salvada otra vez, ahora por Adam en una escena muy extraña en la que primero incapacita a Samus disparándole por la espalda para después salvarla de una larva de metroid.
  4. Finalmente, en Samus Returns, otra vez en su batalla final, ahora contra Ridley, el bebé metroid debe acudir a su rescate cuando el nemesis de tantos juegos está a punto de lanzar un ataque a quemarropa con Samus entre sus garras, en una secuencia que no estaba en el juego original, donde completa su misión sin mayores contratiempos.

Metroid fue creado en una época en la que los hombres eran los héroes y las mujeres las damas en peligro, para quienes lo jugaron en 1986 y acabaron suficientemente rápido para sacar el “mejor final” fue una sorpresa darse cuenta de que todo este tiempo su personaje era una mujer, misma que competía en términos heroicos con todos los hombres de su época, superándolos inclusive, salvando la galaxia, no solo su ciudad, la Tierra, o lo más típico, a una dama. Con la influencia tan grande que tuvo la película “Alien” de 1979 en el desarrollo de este juego, no es de sorprender que los fans le den a Samus Aran una personalidad parecida a la de Ellen Ripley.

Lo que sí es de sorprender es la insistencia de Yoshio Sakamoto en poner a Samus en estas situaciones de dama en peligro, algo que hay que remarcar solo ha ocurrido una vez en la saga Prime, en el repudiado por muchos Metroid Prime Federation Force, y que fue uno de los tantos motivos de crítica hacia este juego. Podemos especular que Sakamoto lo hace con la intención de humanizar al personaje recordarnos que es alguien que a pesar de todo no es invencible, además del impacto a nivel narrativo que dicha situación genera, de hecho en Super Metroid el bebé ayudando a Samus es bastante significativo, pero dicho impacto pierde sentido cuando lo hace en todos sus juegos menos uno.

Lo que más me sorprende, y que tal vez sea la razón por la cual este tema me obsesiona tanto, es que Other M y Federation Force sean tan criticados por, entre otras cosas, poner a Samus en una posición de tener que ser salvada, a pesar de que es algo que hemos visto una y otra vez, autoría de uno de sus co-creadores. Espero que tras el éxito de Samus Returns, Nintendo dé luz verde a otro juego en 2D de la franquicia, y si lo escribe Sakamoto ojalá Samus no se convierta, ni por un instante, en la dama en peligro esperando ser rescatada.

Comentarios