Reseña | Crash Team Racing Nitro-Fueled

CrashTR_Interior
¡El clásico del kart racing está de vuelta! Y sí, es tan genial y difícil como lo recuerdas.

Hace casi dos décadas, Naughty Dog sorprendió a la industria al lanzar un videojuego que tomaba la fórmula de la serie Mario Kart pero mezclada con su franquicia Crash Bandicoot. Dicho título fue Crash Team Racing (1999) y lo que lo hizo tan especial no fue su concepto en sí, sino la ejecución del mismo; ya que lejos de simplemente copiar los elementos más característicos de la serie desarrollada por Nintendo, logró refinarlos por completo además de implementar mecánicas propias, convirtiéndolo en un producto lleno de diversión y un nivel de calidad sorprendente para la época.

Fue tan bien logrado el trabajo del estudio en CTR, que durante mucho tiempo fue considerado por una gran comunidad de jugadores como el mejor título del género de kart racing. A raíz de ello, cuando en 2018 durante la ceremonia de The Game Awards se reveló que habría un remake para las consolas de actual generación con el nombre de Crash Team Racing Nitro-Fueled, todos se emocionaron con la idea de tener una versión mejorada de aquel clásico.

Desde aquel anuncio han pasado poco más de seis meses y dicho remake por fin está en nuestras manos gracias al talentoso estudio Beenox y Activision. Si quieres averiguar todo lo que tiene por ofrecer este juego además de saber qué tal se compara respecto a su versión original (y a otros títulos del género que se han publicado de manera reciente) sigue leyendo.

¡De regreso a las pistas!

Crash Team Racing

Lo primero que considero importante a mencionar sobre CTR Nitro-Fueled, es el hecho de que, al tratarse de un remake, conserva prácticamente todos los elementos del original de PlayStation, lo cual incluye (para desgracia de algunos y alegría de otros) su elevado nivel de dificultad. Si tuviste oportunidad de jugar CTR en su momento, seguro sabes bien a qué me refiero; en caso contrario, es necesario mencionar que te costará algo de tiempo dominar algunas de sus dinámicas, (sobre todo si estás acostumbrado a las de Mario Kart 8) por lo que no esperes pasar momentos tan amenos de forma inmediata. Eso sí, en cuanto te familiarices con los controles, tendrás una experiencia genial.

Siendo específico, son dos aspectos los que harán de tu experiencia con el juego una no tan placentera al inicio: El sistema de powersliding y la dificultad de la inteligencia artificial.

Hablemos primero sobre cómo se realizan los llamados boosts (potenciadores que se activan para dar un poco de mayor velocidad a tu vehículo). A diferencia de como sucede en los juegos de Mario Kart, en Crash Team Racing Nitro-Fueled no son tan sencillos de obtener ya que no basta con sólo presionar el botón de salto y mover la palanca hacia cierta dirección; sino que a ese par de comandos se añade un tercero, que es el tener que presionar otro botón en el momento justo en que se llene un medidor. Para lograr un superderrape, es necesario repetir esta acción tres veces consecutivas y si quieres llegar en primer lugar, dominar esta técnica es una obligación.

Crash Team Racing

Esta mecánica de derrape, si bien se vuelve menos complicada de ejecutar tras unos minutos de práctica, aumenta su grado de dificultad debido a que, en primera instancia, los autos son muy responsivos al momento de saltar y mover la palanca, por lo que si llegas a realizar un movimiento en la dirección equivocada, lo más probable es que termines estampándote o saliendo de la pista. Por otra parte, hay secciones en diversas pistas con curvas demasiado cerradas o con vueltas de ángulos rectos, lo cual también vuelve una pesadilla avanzar sin chocar, caer al vacío o, en el mejor de los casos, disminuir casi por completo la velocidad de tu vehículo para girar.

Ahora bien, en cuanto a la dificultad de la IA en el juego, ésta puede definirse en una palabra: inmisericorde. En caso de que no me creas, te invito a que me acompañes a ver esta triste historia.

A menos que logres dominar a la perfección las dinámicas de derrape y memorizar las pistas y sus atajos, prepárate a vivir momentos de gran frustración en donde puedes ir en la primera posición y terminar perdiendo en el último instante o donde pareciera que el universo conspira en tu contra y todos los ataques terminan por ir dirigidos hacia ti.

Si algo es seguro en este título, es que deberás repetir una y otra vez las carreras hasta que al fin logres llegar a la meta en el primer puesto; especialmente en aquellas contra los jefes del modo Aventura, pues llegan a sentirse demasiado injustos por las habilidades que poseen y la velocidad que tienen. Créeme, requerirás de mucha paciencia y concentración para vencerlos, y eso apenas en la dificultad “Media”, así que ya te darás una idea de lo mucho que tendrás que practicar si planeas hacerlo en una dificultad superior.

Mucho contenido y mucha diversión

Crash Team Racing

Ya que mencioné el tema del modo Aventura, creo que es momento de abordar todo el contenido que podrás encontrar en este remake. Primero que nada, es importante informar que no se trata simplemente de un remake del CTR original de PlayStation pues si bien es cierto que presenta todo el contenido de aquel título, también se incluyó material de las dos secuelas que existieron: Crash Nitro Kart (2003) y Crash Tag Team Racing (2005). Con esto en mente, ya puedes darte a la idea que se trata de un producto en el que, de entrada, serás recibido por una cantidad muy considerable de modalidades, pistas, personajes y demás elementos que lo hacen destacar por sobre sus competidores del género.

En cuanto a modos de juego se refiere, Nitro-Fueled presenta tres principales: El ya mencionado modo Aventura, donde deberás ganar una serie de carreras para juntar llaves y llegar hasta el jefe final; Arcade, donde puedes encontrar una amplia variedad de opciones multijugador y singleplayer como Versus (que a su vez presenta variaciones como Captura la bandera o Lucha límite), Time Trials, Torneos de copa, etc.; y Online, que como ya podrás deducir, te permite competir en línea ya sea con personas desconocidas o bien con tus amigos. Esta última modalidad quizá sea la más floja del título pues encontrar una partida donde se llenen todos los puestos llega a resultar muy complicado.

A estas modalidades, también se añadió una nueva opción llamada Grand Prix, que si bien no es una modalidad en sí y únicamente estará disponible durante periodos limitados, sí añade más diversidad a la experiencia de juego pues básicamente te invita a superar una serie de retos con el fin de recolectar Nitro y así desbloquear diferentes recompensas que pueden ir desde simples objetos para decorar los autos, hasta nuevos personajes y vehículos.

Y a propósito de pistas, personajes y demás; el juego nos recibe desde un inicio con 31 pistas, 26 personajes y 15 vehículos. Exceptuando las pistas, que están desbloqueadas en su totalidad de forma inmediata, en un principio sólo tendrás a tu disposición un limitado número de personajes, autos y cosméticos mientras que el resto se desbloquearán conforme avances en el modo Aventura o bien comprándolos en la tienda del juego a cambio de las monedas que adquieres cada que compites en una carrera. En relación a este último punto, es de aplaudir que en Crash Team Racing Nitro-Fueled no hay microtransacciones y todo el contenido puede adquirirse de manera gratuita, aunque es cierto que deberás invertir mucho tiempo para hacerlo.

Un auto estupendamente bien tuneado

Crash Team Racing

Antes de dar mi veredicto final sobre este remake, es preciso abordar el tema de su desempeño y algunos aspectos técnicos de importancia. Obviamente, al tratarse de una versión retrabajada para sistemas de actual generación, presenta varias mejoras, siendo las más notorias las que tiene a nivel gráfico. Absolutamente todo, desde los modelos de los personajes hasta la presentación de los circuitos fue retrabajado y el resultado final es en absoluto deleite para la vista; los escenarios se sienten vivos y la personalidad de los corredores es muy notable.

Otro aspecto que fue retrabajado y ahora destaca de gran forma, es el del audio, que en la versión original de CTR fue muy criticado pues en efecto no era de sus puntos más fuertes. En esta nueva versión, la música y los efectos de sonido resultan muy placenteros y hacen de la experiencia de juego una mucho más inmersiva; lo mejor de todo es que, si lo tuyo es la nostalgia y prefieres escuchar la música del juego original, puedes cambiarla en el menú cuando así lo desees.

Pero, no todo es absolutamente perfecto en el juego, y hay un aspecto que genera gran controversia y es el hecho de que corre a sólo 30 FPS en todas las plataformas. Si bien esto es comprensible para la versión de una consola con desempeño más limitado como Nintendo Switch, resulta curioso que ocurra de igual modo incluso en las plataformas más poderosas como lo son Xbox One X y PlayStation 4 Pro, sobre todo cuando existen títulos como Mario Kart 8 y el recién lanzado Team Sonic Racing que logran ofrecer una experiencia a 60 FPS. A pesar de esto, las competencias se sienten vertiginosas siempre y brindan una sensación de velocidad real, por lo que si eres de los que suelen inclinar el cuerpo en los juegos de carreras, te verás haciéndolo muchas veces.

Crash Team Racing

Cualquiera que haya sido el motivo por el que Beenox decidió limitar el número de cuadros por segundo a los que corre este remake, lo cierto es que lograron realizar una optimización digna de aplaudir pues se mantiene estable en casi todo momento. Lo anterior aplica también en Switch, aunque claro, para lograrlo el estudio tuvo que realizar ajustes al apartado visual pues, mientras que en PS4 y Xbox One Crash Team Racing Nitro-Fueled tiene una resolución de 1080p (y 4K en sus respectivas versiones pro), en la consola híbrida de Nintendo apenas alcanza una resolución de 720p la cual baja aún más en su modo portátil.

Desechando los puntos anteriores, el trabajo del equipo de desarrollo es impecable y se nota claramente la dedicación que brindaron a cada detalle para entregar un producto que fuera un deleite para quienes jugaron la versión original así como quienes se acercan por primera vez a esta franquicia de juegos.

  • Muy vasto contenido desde el inicio
  • Apartado visual impecable
  • Localización para Latinoamérica
  • Sin microtransacciones
  • El modo Grand Prix añade más contenido de forma gratuita
  • Desempeño fluido todo el tiempo
minus
  • Tiempos de carga largos (en la versión de Nintendo Switch)
  • El juego corre a 30 FPS aún en las consolas más poderosas
  • A veces es complicado encontrar partidas en línea
  • Algunos objetos cosméticos son exclusivos de la versión de PS4
Veredicto
9.0
10
¿El verdadero rey del karting?

Reseña | Crash Team Racing Nitro-Fueled

Es innegable que Beenox logró hacer un trabajo más que destacable en Crash Team Racing Nitro-Fueled, al traer de vuelta un clásico que 20 años atrás nutrió de gran forma el género del kart racing. Jugarlo nuevamente nos hace darnos cuenta por qué fue considerado el mejor juego de su estilo durante tantos años e incluso ahora, cuando existen otros grandes títulos de carreras, logra destacar y sentirse como algo muy fresco.

Tanto a nivel contenido como de ejecución, se trata de un producto sólido y que cumple a la perfección su principal objetivo: brindar horas y horas de diversión. Eso sí, el nivel de habilidad que requiere es elevado pero nada que unas horas de práctica no resuelva y, una vez se tiene dominado el control, se vuelve una experiencia genial.

Comentarios