Reseña | Far Cry: New Dawn - El postapocalíptico retorno a Hope County

Far Cry New Dawn
Después del éxito de la quinta entrega de la serie, Ubisoft decidió irse por el camino seguro al desarrollar esta divertida entrega.

Tras los acontecimientos ocurridos en el título anterior, Hope County quedó reducido a casi cenizas por el fuego nuclear. Sin embargo, tanto la naturaleza como los pobladores se negaron a morir e iniciaron una lenta reconstrucción, dando inicio a Far Cry: New Dawn.

Al pasar diecisiete años, la gente del ficticio condado al norte de Estados Unidos, comenzó a cosechar los frutos de su labor: la comunidad Prosperity. Paralelamente, el ambiente reverdeció y la vida silvestre volvió a habitar el territorio de Montana. Todo indicaba que los desastres y los vicios del pasado, no eran más que un oscuro recuerdo.

Por desgracia, la relativa paz del nuevo mundo se vería perturbada por la llegada de los Highwaymen. Aunque se desconoce su origen exacto, sus objetivos eran tan simples como aterradores: apoderarse de todos los recursos posibles, reclutar aliados para su caótica causa y matar a quienes no pudiesen esclavizar.

Y justo cuando todo parecía perdido, una caravana con algunos bienhechores se encaminó a la desolada región. Comandados por el experto en reconstrucción y un anónimo capitán, ellos fueron guiados a Hope County por Carmina Rye (hija de dos de los supervivientes). Pero antes de que pudiesen llegar a su destino, la furia de los Highwaymen les mostró cómo luce un verdadero infierno en la Tierra.

Una extendida conclusión que no conoce frenos

Far Cry: New Dawn

En la secuela narrativa de Far Cry 5, este nuevo proyecto de Ubisoft Montreal tuvo la misión de cerrar la aventura de Hope Country. Sin embargo en vez de retomar al protagonista anterior y hacer que me enfrentara de nuevo a los fanáticos de Eden’s Gate, Far Cry: New Dawn me colocó en los zapatos de un capitán sin rostro definido.

Si recuerdas mi reseña de la entrega anterior, hice una especulación acerca del por qué su final había sido tan abrupto. Y dicha teoría la confirmé en esta entrega, pues Far Cry: New Dawn es el último capítulo de la tragicomedia de Hope County. La diferencia con mi predicción es que en lugar de ser un DLC, es una experiencia stand-alone vendida a un precio de $40 dólares.

Aunque generalmente me disgusta que una trama quede cortada por partes, pude darme cuenta que la historia de este título puede sostenerse por sí sola. Cuando terminé la travesía de poco más de 20 horas, me agradó que el tema del cinismo y el determinismo (el cual ha esto presente en otras iteraciones de la serie), se contrapongan a los esfuerzos de diferentes personajes por recuperar la esperanza y lograr la redención.

Far Cry: New Dawn

Además, los Highhwayman (dirigidos por las gemelas Lou y Mickey), distaron bastante de los violentos fundamentalistas religiosos. En primer lugar, su actos de maldad están puramente motivados por el caos y el hedonismo. Otro elemento diferenciador, es que no tienen los matices racistas de Eden’s Gate, lo cual no los hace menos peligrosos.

Tales cambios en los protagonistas me agradaron, ya que le dieron cierta frescura al cierre de la odisea. Desde las primeras escenas, fui testigo de la voracidad de las villanas. Y a pesar de que a primera vista, Mickey y Lou parecen ser un mismo ente, sus sutiles diferencias fueron notándose gradualmente en las misiones principales.

Mis dos gran quejas con respecto a la trama de Far Cry: New Dawn, son sus escasas misiones secundarias y la manera en cómo reintrodujeron a viejos aliados y adversarios. Si en Far Cry 5, estos encargos reflejaban el estilo de vida en el campo, la cultura country y el espíritu de una comunidad unida, en esta ocasión no pasan de rescatar a personajes ya vistos. Aparte, me hubiera gustado saber más de cómo sobrevivieron diversos personajes, así como los desafíos que tuvieron que sortear después del fin del viejo mundo.

Relájate y disfrútalo, es sólo el apocalipsis

Far Cry: New Dawn

Por otra parte, si no estás interesado en conocer cómo termina este capítulo de la franquicia y sólo quieres pasarla bien, no tienes por qué preocuparte. En Far Cry: New Dawn, Hope County volvió a ser un gran parque de diversiones con una gran variedad de actividades. Desde asaltar un fuerte de los bandidos, hasta pescar tranquilamente en los ríos de Montana, cada actividad me recompensó al darme recursos, armas y diversas situaciones imprevistas que me hicieron reír más de una vez.

Un ejemplo de lo anterior, ocurrió cuando intenté cazar a un grupo de venados y me vi rodeado por una manada de lobos. Para empeorar el asunto, un grupo de Highwaymen se unió a la lucha y atacó a todos los involucrados. Sabiendo que mi personaje moriría si enfrentaba a bestias y salteadores por igual, decidí esconderme y esperar a que ambos contrincantes estuviesen debilitados para eliminarnos con mi arsenal.

Otro acierto del título fue introducir las Expediciones, desafíos que me llevaron a lugares fuera del mapa principal. Además de añadirle variedad al gameplay mediante misiones con una dificultad justa, estos escenarios me ofrecieron una mirada a lo que ocurrió fuera de Hope County durante la debacle nuclear. Es una lástima que su número sea un tanto reducido, pues Ubisoft Montreal las pudo haber aprovechado para expandir el universo de Far Cry.

Los pecados del padre ¿se heredan al hijo?

Far Cry: New Dawn

Y hablando de oportunidades desperdiciadas, debo mencionar uno de los mayores fallos del juego: el control de los vehículos en Far Cry: New Dawn sigue siendo fatal. Si bien se agradece que ahora puedas llevar a tus mascotas (Fangs for Hire) en el asiento del copiloto, los controles poco intuitivos y la incómoda vista al manejar continúan presentes.

Tras varias horas de chocar con árboles y volcar decenas de motos o autos, me percaté de que los developers no se esforzaron por hacer de la conducción una experiencia disfrutable.

El error previo se ve atenuado un poco por los cambios al mapa, pues los puntos importantes como las misiones, fuertes y/o sitios de casa están mejor interconectados. Como consecuencia, recorrer el condado de Montana a pie fue mucho más entretenido que pisar el acelerador. Sin embargo, esa misma situación me colocó en una situación con mucha desventaja frente a los Highwaymen, quienes emplearon todos los vehículos posibles para hacerme la vida imposible.

No obstante, si hay algo positivo que pude extraer de la limitación del manejo de vehículos (al menos de una forma accesible), fue que pude apreciar los vibrantes matices que adornan Hope County. Y vaya que el aspecto visual de Far Cry: New Dawn, me dejó impresionado

Un mundo tan bello como implacable

Far Cry: New Dawn

Cuando al director Isaac Papismado se le preguntó cómo deseaba presentar Far Cry: New Dawn en la pantalla, su respuesta fue que él y su equipo deseaban exhibir un mundo que se llenaría de vida después de un desastre global. La razón principal detrás de ello, fue para evitar los clichés del género de aventuras situadas dentro de escenarios postapocalípticos.

Y aunque es inevitable que se le compare superficialmente con otras experiencias (incluido Rage 2), puedo afirmas que esta entrega puede brillar por sí sola en su apartado técnico. Los hermosos y brillantes colores en los alrededores, constantemente me invitaron a explorar cada rincón en busca de materiales, enemigos y múltiples referencias a su entrega anterior.

Otro elemento positivo es que, pesar de que la existencia paleta de matices es frecuentemente llamativa, ésta nunca saturó mi vista en ningún momento. Al contrario, me fue bastante útil para encontrar objetivos importantes en determinadas misiones o resolver ciertos acertijos.

Far Cry: New Dawn

Pero sin duda alguna la característica que más me agradó del apartado visual, es cómo ésta se relaciona con el tema principal del juego. Antes de hablar de ello, quisiera platicarles brevemente sobre un fenómeno climático llamado Desert Bloom. Como su nombre lo indica, se trata de un florecimiento espontáneo que ocurre en desiertos u otras zonas aparentemente inhóspitas, ocasionado por inundaciones y/o la presencia de lluvias intensas.

Dado que uno de los tópicos de la entrega de disparos es el resurgimiento de la vida y la sociedad luego de la destrucción, me atrevo a decir que la presencia de los colores intensos y la llamativa vegetación es más que sólo un elemento atractivo. Así como la lluvia hace posible el Desert Bloom, mis acciones gradualmente contribuyeron a que la región de Montana recuperase la paz.

Los nuevos acordes de Hope County

No podría olvidarme de la música de Far Cry: New Dawn, misma que me acompañó constantemente al explorar el mundo abierto. Para esta ocasión, los compositores responsables fueron Tyler Bates y John Swihart. Los amantes del cine o la televisión podrán reconocer su talento en obras como 300, Super, Guardians of the Galaxy y John Wick (Bates), así como Napoleon Dynamite y How I Met Your Mother (Swihart).

Paralelo a la introducción de los Highwaymen, la banda sonora del título marca un notable contraste con respecto a su antecesor. La mayoría de los temas de country y gospel, fueron remplazados por tonadas de hip-hop y música electrónica. Tales cambios y su similitud con los antagonistas me parecieron acertadas, pues se adecuan a las nuevas situaciones de conflicto a las que tuve que enfrentarme.

Así como en el soundtrack de su predecesor se parodiaban ciertos aspectos de la cultura estadounidense, algo similar ocurrió en su secuela narrativa. Como ejemplo tenemos a Highwaymen Anthem, un distorsionado himno que escuché varias veces al enfrentarme a los villanos, pero que nunca encontré repetitivo. Sin duda alguna, Bates y Swihart lograron captar la esencia de la serie con sus notas: una caótica aventura que mezcla lo hermoso de la naturaleza, con lo peor de la conducta humana.

  • A grandes rasgos, la trama principal de Hope Country recibió una sólida conclusión
  • Hope County continúa siendo un buen escenario para la diversión
  • El uso de los llamativos colores, es tanto estético como funcional
  • La música de Tyler Bates y John Swihart, encaja a la perfección con el diseño y la motivación de los Higwayman
  • Las batallas mantuvieron su frenético ritmo y su justa dificultad.
minus
  • Conducir vehículos sigue siendo una pésima experiencia
  • Las misiones secundarias, se quedaron cortas en comparación con su antecesor
  • El historia de algunos personajes secundarios, quedó un poco incompleta
Veredicto
8.0
10
Una conclusión que nunca aburre, pero tampoco arriesga demasiado

Reseña | Far Cry: New Dawn – El postapocalíptico retorno a Hope County

Luego de un año del lanzamiento de la quinta iteración de la serie, Ubisoft logró darle un cierre satisfactorio a la aventura de Hope Country. La presencia de viejos y nuevos personajes, hizo que la historia tuviese un poco mejor estructurada en esta ocasión. Si el final de Far Cry 5 te pareció confuso y abrupto, aquí  encontrarás la conclusión que estabas deseando.

Además, el ficticio territorio de Estados Unidos seguirá siendo el escenario para tus más alocadas experiencias, mismas que ahora se complementan con una vibrante gama de colores y un pegajoso soundtrack. Te prometo que las horas frente a la pantalla, serán tan divertidas como impactantes.

Sin embargo, siento que el publisher también flaqueó en dos aspectos importantes: la conducción de vehículos y el desarrollo de las misiones secundarias. Si hubiese corregido el primero y se hubiese atrevido a aprovechar más el segundo, el videojuego hubiese superado con creces a su antecesor.

A pesar de estos detalles, Far Cry: New Dawn es un entretenido viaje para aquellos que deseen darle una oportunidad.

(Colaborador en Missing Number)

Entusiasta de videojuegos, anime, cine y juegos de rol. Sígueme en @MekaniDragon_OP

Comentarios