Reseña | Fire Emblem: Three Houses

Fire Emblem: Three Houses
Aún con sus defectos, la nueva entrega de la serie es, en general, un paso adelante.

Han pasado ya casi 12 años desde que una entrega principal de Fire Emblem apareció en consolas caseras de Nintendo. La más reciente de éstas es Fire Emblem: Three Houses, título que resulta ser un amalgama de las entregas anteriores mezclada con nuevas ideas. Similar a como lo hizo FE Awakening en su momento, se trata de una culminación de la franquicia que el próximo año cumple 30 años. Pero en esta ocasión el contexto es diferente. Si bien Awakening salvó a la franquicia del olvido, Three Houses ahora busca concretar este nuevo éxito y consolidar la serie como una de las más importantes de Nintendo.

Para lograr lo anterior, dadas las expectativas que ha generado la serie, Intelligent Systems eligió codesarrollar este juego y curiosamente decidieron acudir a Koei Tecmo, con quienes trabajaron previamente en el spin-off Fire Emblem Warriors, para realizar esta ambiciosa hazaña. ¿Logra este nuevo Fire Emblem superar las expectativas y alcanzar un nuevo nivel? ¿O por el contrario muestra las primeras señales de sobreexplotación?

The Edge of Dawn, Seasons of War

Fire Emblem: Three Houses

Algo que notarás inmediatamente al jugar Fire Emblem: Three Houses, es la gran escala de todo. Los campos de batalla se sienten más grandes cuando haces zoom a tus unidades, está lleno de detalles y la música da vida a las batallas. También es muy perceptible la unión de elementos nuevos con el retorno de mecánicas de juegos viejos de la serie. Éste es sin duda el juego más ambicioso que ha hecho Intelligent Systems y esto se vive en todos lados y de todas las maneras posibles, exhibiendo los logros de esta valiente y riesgosa acción (siempre es fácil fallar cuando se busca la ambición) y la inexperiencia de trabajar en un juego de esta escala, en especial si no cuentas experiencia previa.

¿Pero, de qué va el juego? En el continente de Fódlan, tres naciones existen en relativa armonía: El Imperio Adrestiano, El Sacro Reino de Faerghus y la Alianza de Leicester. Con la ayuda de la Iglesia de Seiros, el continente ha vivido en general prosperidad los últimos mil años. El protagonista, Byleth, termina por azares del destino contratado como profesor en el monasterio de Garreg Mach, el centro de poder de la iglesia y una escuela que educa a los lideres del mañana de las naciones. Pero el mundo está empezando a cambiar y la paz que se ha vivido está muy próxima a acabar. Las elecciones que aquí tomes dando clases tendrán consecuencias que afectarán no solo tu vida, sino la de tus estudiantes, las naciones y el continente entero, que lentamente está en camino a tener una guerra que lo cambiará todo.

Muchos juegos usan la toma de decisiones para impulsar la trama, ofrecer diferentes ángulos de la historia o para dar más rejugabilidad. Fire Emblem Three Houses usa esta idea de una de las mejores maneras posibles. Al inicio del juego (y en otras partes) te verás confrontado por la difícil decisión de elegir qué bando vas a tomar. Estos son la iglesia de Seiros, la clase de los Black Eagles (afiliados al imperio), la clase de los Blue Lions (afiliados al reino) o la clase del Golden Deer (afiliados a la alianza). La decisión que elijas definirá el resto de la historia y afectará fuertemente tu percepción de los futuros hechos que acontecerán. Esta decisión es el elemento central de todo el juego y ha sido trabajado de tal manera que sin él, no sería ni la mitad de interesante o memorable. Además, la única manera en que podrás saber toda la historia del juego es volviendo a jugar tomando otras decisiones. Muchos juegos se centran en tomar decisiones, pero pocos logran hacerlo de una manera tan efectiva.

Hablando de la historia, es sin duda una de las mejores (si no es que la mejor) que se ha escrito para la serie. El mayor éxito que lograron los desarrolladores en esta ocasión es hacer que los cuatros bandos sean moralmente ambiguos. No importa la ruta que elijas o las decisiones que tomes, en ningún momento sientes que estás tomando la decisión correcta que te lleva al final bueno. No hay buenos o malos y en cambio hay muchos tintes de gris, todos los personajes tienen objetivos que chocan con los demás y ninguno está técnicamente mal. Esta ambigüedad moral que persiste en la historia logra darle una sensación de realidad y vida al continente de Fódlan, que cuenta con una historia detallada.

Fire Emblem: Three Houses

El inicio puede parecer algo lento pero sirve para formar lazos de empatía e interés con los personajes que conoces e interactúas en el monasterio; además esto es usado efectivamente en la segunda mitad del juego cuando te ves obligado a pelear a muerte con varios de estos personajes. Si sumamos a todo lo anterior el hecho de que los personajes son bastante simpáticos, sin caer en estereotipos y en general están bien pensados y desarrollados, terminamos con una historia memorable que invita a la reflexión de tus acciones y a volver a jugar para responder esa pregunta de “¿Qué pasaría sí…?”

No obstante, este nuevo énfasis tiene sus defectos. A pesar de lo estipulado previamente, sí existe un grupo de villanos en la trama, pero este grupo es sin duda uno de los menos interesantes que se hayan escrito. Buena parte del juego los ves realizando sus acciones pero nunca terminan siendo una verdadera amenaza para la trama e incluso, dependiendo de tus acciones, terminan desapareciendo de la historia sin pena ni gloria. Si bien son importantes para la historia del mundo, francamente hubiera sido mejor que no existieran. Eso sí, esta inclusión a pesar de innecesaria no demerita la trama. Finalmente, a pesar de sus esfuerzos, el juego termina sin resolver algunas cosas que surgen en el transcurso, en especial al inicio. Tomando en cuenta que habrá DLC de historia más adelante, quizás esto se resuelva pero sigue siendo decepcionante este hecho.

Here in cherished halls, in peaceful days

Tu vida como maestro en el monasterio es el mayor cambio que trae esta entrega. Lejos quedaron esos días donde tus interacciones con el mundo entre batallas se reducían a un simple menú. Ahora tienes todo un monasterio que puedes explorar en su totalidad para realizar diversas acciones: impartir clases, dar o tomar seminarios, cantar en el coro, plantar diferentes especies de plantas, pescar, hablar con tus estudiantes y miembros de la facultad, comprar cosas y mucho más. Tomando nota de juegos como Persona, Fire Emblem: Three Houses basa su tiempo entre batallas en la idea de planear tus semanas con acciones a tomar.

Ahora, tu deber es educar a tus alumnos y aprender en el proceso. Es a través de esta mecánica que subes el nivel de sus habilidades con armas o magia y hasta promocionar tus alumnos a clases de unidades más poderosas. Puedes involucrarte todo lo que quieras o automatizar el proceso, pero más que nada es importante enseñar a tus unidades para que tomen los exámenes que los promocionan. Otra manera fácil de entrenar es pelear en pequeñas escaramuzas para obtener experiencia, pero el mayor énfasis recae en la educación que des.

Fire Emblem: Three Houses

Gracias a esta adición, ahora puedes contar con un grupo de soldados más flexible que antes. Es perfectamente posible tomar a un alumno con predisposición a la magia y volverlo en un tanque que lanza fuertes ataques físicos, también es mucho más fácil entrenar y organizar a tu ejército acorde a tus gustos y necesidades, resolviendo uno de las debilidades de la serie, que era lo inflexible que podía llegar a ser tu ejército.

El cast de personajes siempre ha sido muy importante en la franquicia, donde la historia y sus miembros normalmente son esenciales. Generalmente, este apartado siempre ha sido bien manejado con algunos notables casos negativos. Three Houses evita la mayor parte de los errores cometidos previamente y ofrece el mejor cast de personajes de la historia de la serie. En general, todos los personajes están bien desarrollados, cuentan con personalidades e historias reales y sus estereotipos son usados más a su favor que en su contra. Puedes llegar a conocerlos mejor interactuando con ellos, peleando juntos en batalla, regalándoles cosas o invitándolos a tomar el té. También quiero notar que es el primer juego de la serie que ofrece la posibilidad de entablar relaciones amorosas entre personas del mismo género.

My blackened heart. Scorched by flames of a force I can’t run from

El combate siempre ha sido un factor importante en esta serie. Similar a su primo, Advance Wars, Fire Emblem es un juego de estrategia (o tácticas, si nos vemos estrictos con las definiciones) por turnos en donde, en este caso, tus unidades mueren para siempre (a menos que estés jugando en el modo Casual, donde no mueren tus soldados para siempre, solo quedan incapacitados). Aunque ha recibido varios cambios significativos, ninguno es particularmente innovador, original o revolucionario. Eso sí, están bien implementados y ofrecen nuevos acercamientos en las batallas.

El triángulo de armas ha desaparecido, aunque aún siguen teniendo algunas propiedades que lo emulan en un nivel muy bajo. Hay un nuevo énfasis en las habilidades de combate que pueden aprender tus soldados para realizar ataques poderosos. Tus unidades ahora pueden ir acompañados de un batallón que les brinda beneficios en combate y les permite realizar gambits, que básicamente son habilidades especiales ofensivas o defensivas que provocan mucho daño o generan daño de área y otros efectos. Francamente, no hay mucho qué decir al respecto porque, a pesar de pudiera parecer algo muy rebuscado, los cambios no hacen una gran diferencia en el combate, que se mantiene igual al de entregas anteriores de la franquicia.

Fire Emblem: Three Houses

Uno de los aspectos que considero más débiles del juego, es el mediocre diseño de mapas. Si bien algunos tienen mecánicas interesantes, en general su diseño es poco original, derivativo y para colmo se repiten en más de una ocasión. Da la impresión que como el esfuerzo se fue a otras áreas del juego, se decidió reciclar en lo posible la mayoría de los mapas y nada más realizaron cambios irrelevantes en la posición de los enemigos y los objetivos, lo cual es una lástima porque el juego pudo haber tenido el potencial de tener áreas interesantes en donde pelear.

Otro punto no muy relevante de Fire Emblem: Three Houses, es su modalidad online puesto que su uso es bastante discreto. Similar al ya mencionado Persona, en el juego puedes consultar cuáles actividades fueron las más elegidas por los jugadores ese día; por otro lado, tomando notas de Dark Souls, en batalla puedes ver los espíritus de unidades caídas de otros jugadores para alertarte sobre lugares peligrosos en el mapa y recibir beneficios al ayudarlos.

Silver shines, the world dines. A smile on each face

La dirección de arte y las gráficas son uno de los apartados más cuidados en esta ocasión, pero aún así no logra evitar tener problemas muy notorios, algunos ocasionados por las limitantes técnicas de Nintendo Switch. El mundo de Fódlan y sus habitantes son traídos a la vida con diseños muy distintivos que les brindan personalidad y lugar de origen, e incluso ayudan a contar parte de sus historias personales. La iglesia y sus hermosos murales logran darle esa sensación de sagrado y noble al lugar. El juego, al parecer, usa el mismo motor gráfico que Fire Emblem Warriors y se nota en los modelos tridimensionales de los personajes y los escenarios, cuyas texturas y animaciones resultan similares.

A pesar que en general todo se ve bien en Fire Emblem: Three Houses, hay varios problemas notables. El más significativo es la iluminación pues no está bien hecha y hace que ciertas escenas y modelos se vean bastante mal. Inexplicablemente, los fondos de las escenas donde suelen hablar los personajes son horribles renders y es francamente imposible no notar que se ven drásticamente diferentes de las demás gráficas. Incluso da la impresión que son de una versión menos trabajada y más vieja del desarrollo del juego. No me explico por qué estas escenas no se pudieron hacer en tiempo real en los escenarios que luego recorres.

Eso sí, un lindo detalle durante las batallas es que ahora puedes hacer zoom muy profundo al campo, lo cual muestra la gran escala de los combates. Ya no son solo tus simples soldados individuales peleando contra otros enemigos sino que ahora están acompañados de sus propios batallones, dándole vida a la batalla; no obstante, con tanta acción el juego sufre una baja significativa aunque no grave de framerate.

La música es probablemente la mejor que se ha hecho para toda la serie. Todos los temas son usados adecuadamente y son placenteros para el odio, como un coro magistral de iglesia cantando las estrofas de una épica opera trágica. Si pueden comprar el soundtrack, háganlo porque en verdad vale cada minuto de su tiempo y me atrevo a decir que es contendiente a mejor de todo del año.

  • Altamente rejugable
  • Una historia donde no existen verdaderos héroes o villanos
  • Cambios significativos para bien en la fórmula tradicional de la serie
  • Excelente música y dirección de arte
  • El mejor cast de personajes de la serie
minus
  • Relativamente corto y algo fácil en dificultad estándar
  • Gráficamente inconsistente
  • Diseño de mapas regular y escenarios que se repiten
  • La historia tiene algunos cabos sueltos
Veredicto
8.9
10
I fear the edge of dawn, knowing time betrays

Reseña | Fire Emblem: Three Houses

Fire Emblem: Three Houses es posiblemente el mejor juego de la serie hasta el momento, o al menos es contendiente al título. También es, sin duda, uno de los mejores juegos de Nintendo Switch; no obstante, no puedo darle una calificación más alta debido a sus defectos. Hace muchas cosas muy bien pero ninguna trae un cambio drástico e innovador que deja obsoleto o demuestra ser superior a lo que existía previamente. Su inconsistencia gráfica, por otra parte, es particularmente notoria para ser ignorada.

Aún con esta calificación, sí puedo decir que es fuerte contendiente a juego del año y cualquiera que disfrute de buenas historias o juegos de estrategia encontrará en este título una grata experiencia.

Expresarse es vivir. Games/Books & Movies. Metroid Fan, I believe in the Phantom Thieves. Twitter: @A_Linking_Geek

    Comentarios