Xbox 360 | La consola que nos llevó al futuro

Xbox360
Más allá de Halo y Gears, la increíble Xbox 360 aportó como pocas consolas a la historia de los videojuegos

Hace unas semanas Microsoft anunció que la producción de Xbox 360 llegaría a su fin. La máquina que inaugurara de manera sorpresiva la séptima generación de consolas nos dice adiós con una de las historias más interesantes de los videojuegos, es un sistema que, a pesar de sus problemáticas, logro salir avante en una industria que maduraría bajo el cobijo de su progreso y que fue el primer paso importante en la gran mayoría de elementos que disfrutamos hoy en día.

Hablar de los inicios del Xbox 360 es regresar a una época en que los videojuegos se miraban con extrañeza fuera de nuestro cuarto, en donde las mamás seguían llamando “Nintendo” a cualquier aparato que tuviéramos en nuestras manos y con un Internet que apenas empezaba abrir las puertas del reino. El segundo Xbox vivió lo que pocas consolas han sobrevivido y comenzó a ser un verdadero rival para las potencias japonesas. Hoy en día podríamos decir que la consola se conformó con un segundo lugar, cuando la realidad es que dejo todo sobre la mesa, para que hoy disfrutemos del “futuro”.

Red Ring of Death

La Xbox 360 fue lanzada al mercado el 22 de noviembre de 2005 en Estados Unidos, prácticamente un año antes que el Wii de Nintendo y el PlayStation 3 de Sony hicieran su debut. La máquina de Microsoft se acompañó principalmente de tres exclusivas: Perfect Dark Zero, Project Gotham Racing 3 y Kameo: Elements of Power. El haber sido lanzada con tanta diferencia de sus competidores le permitió ostentar por algunos años el primer lugar en ventas y obtuvo una ventaja directa por el segundo lugar ante el tercer PlayStation.

3602

Lamentablemente las cosas no siempre pintaron bien para el sistema. Una semana después de su lanzamiento comenzaron a surgir los primeros reportes de sobrecalentamiento, los cuales se manifestaban con tres luces rojas en el botón principal del aparato. Conforme avanzaron los meses, las noticias relacionadas al Xbox 360 ya no se centraban solamente en los anuncios o lanzamientos de la consola, sino que además se había abierto un espacio para el llamado: Red Ring of Death.

El problema del Aro Rojo se debía al limitado espacio que los componentes tenían dentro de un Xbox 360, lo que ocasionaba un calentamiento inusual en la consola e incluso el rayado de los discos por parte del lector. Para 2008 se reportaba que una de cada seis consolas se vería afectadas por las famosas luces rojas y que de una manera u otra –casi- cualquier consola tendría que pasar por el mantenimiento oficial de Xbox.

Conforme iban pasando los meses, los problemas del Xbox 360 se seguían incrementando y a pesar de los intentos no parecía haber una solución concreta. Ante la presión de los medios, usuarios y hasta la Comisión Europea, la resolución propuesta por Xbox parecía demasiado sencilla: bajo el mandato de Peter Moore y con la autorización de Steve Ballmer, los usuarios de Xbox 360 vieron extendida la garantía de su consola por dos años más de lo establecido, así como tuvieron garantizado un reembolso por los costos de reparación pagados a Microsoft.

3603

Lo anterior no termino ahí, pues a pesar de que en muchos casos las consolas eran reparadas, en otros los dispositivos eran cambiados por unidades nuevas (las cuales podrían volver a fallar). Además, en Estados Unidos y Canadá se llevó a cabo un programa de sustitución de discos rayados. Y en ambos casos la paquetería de ida y vuelta estaba a cargo de Microsoft. Sin contar el miedo que muchos posibles compradores tuvieron al intentar comprar la consola.

En palabras de Peter Moore “si Microsoft no hubiera gastado $1,150,000,000 USD en reemplazar las consolas defectuosas, Xbox no existiría”. Así de grandes fueron los problemas relacionados con el Red Right of Death del Xbox 360. Entre compensaciones y disculpas, la segunda consola de Microsoft arrastro uno de los problemas más grandes que la industria ha visto, pero de los que sobrevivió como pocos lo habrían hecho.

Los juegos

A la par del Aro Rojo en Microsoft supieron que la nueva Xbox no podía seguir siendo una consola exclusiva de Halo, por lo que en los primeros años de vida de la misma pudimos ver como grandes exclusivas de Sony terminaban por ejecutarse en el Xbox 360. Los títulos que hicieran al PlayStation 2 la legendaria máquina que hoy conocemos, vieron correr sus secuelas en la plataforma casera de los de Redmond; convirtiendo al segundo Xbox en el sistema ideal para los juegos multiplataforma y en el sustituto perfecto de un PS2.

36002

Las razones eran evidentes: el año de ventaja del Xbox 360 le sirvió para colocarse en el mercado de manera idónea y a pesar de que muchos seguían a la espera de un PS3, la curiosidad y la oferta proveniente del 360 fue lo suficientemente atractiva para hacer voltear a los jugadores. Con lo anterior más que claro y gracias al apoyo que la propia Microsoft buscaba dar en Japón, compañías como: Capcom, Konami o Bandai anunciaban las secuelas que todos esperaban para Xbox 360.

Devil May Cry, Tekken, Pro Evolution Soccer, Street Fighter, Castlevania o Resident Evil, fueron anunciados con bombo y platillo en las conferencias de E3 o Tokio Game Show. En Xbox no buscaban presentar un aparato que sustentaran prácticamente solos, querían llegar a todo el mercado posible, invirtieron en traer las series que había sido un éxito en la generación anterior, brindando a los jugadores la posibilidad de ingresar a la marca de la mano de su juego favorito. Así vimos consolas, mandos, contenido y hasta ediciones especiales exclusivas de la marca en compañía de Street Fighter IV o Resident Evil 5.

Poco a poco Microsoft logró que los usuarios se fijarán en su consola por los juegos y dejarán atrás los problemas técnicos o el gusto por las exclusivas. Sin embargo, era bien sabido que la ventaja de Xbox 360 aprovechaba los tropiezos mercadológicos de un PlayStation 3 que no se vendía como Sony deseaba, y en los últimos años de esa ventaja Microsoft logró llevar a su catálogo dos grandes nombres dentro de la industria: Final Fantasy y Metal Gear Solid.

La famosa saga de Square Enix anunció su lanzamiento para el Xbox 360 durante el E3 de 2008, siendo el anuncio que cerrara la presentación. Final Fantasy XII de Xbox 360 llegó a América y Europa en la misma fecha que la versión de PS3, con una evidente desmejora gráfica, pero con el esfuerzo suficiente para que la serie se mantenga enlistada para Xbox One. De manera similar lo hizo Metal Gear Solid, en el E3 de 2009 el propio Hideo Kojima salió a anunciar que (el en ese entonces conocido como) Metal Gear Solid: Rising sería lanzado para Xbox 360; y aunque en Microsoft nunca se capitalizo la llegada de Guns of Patriots, ese momento clave llevo a que el año pasado la plataforma viera la llegada de Big Boss en The Phantom Pain.

La ventaja de Xbox 360 ante PlayStation 3 llegaría a su fin en 2009, pues a pesar de seguir por encima de las ventas de la consola de Sony, las compañías desarrolladoras empezarían a aprovechar los beneficios técnicos de dicha plataforma y los jugadores empezarían a darle una oportunidad a la máquina por su lista de exclusivas encabezada por Uncharted 2. A pesar de ello en Xbox no se quedaron con los brazos cruzados, pues además de invertir en juegos third-party, en Redmond le dieron oportunidad a las propuestas de estudios cercanos, lo que nos llevó a tener una guerra de consolas con algunas de las mejores exclusivas de la actualidad.

Halo ya había sido un gran golpe por parte de Bungie en el primer Xbox, lo que convertiría al estudio en pieza clave para el desarrollo del Xbox 360. La llegada de la tercera parte de la franquicia sería para muchos la primera promesa cumplida por parte de la nueva consola, pero ¿qué seguiría después de Halo 3? La realidad es que desde el inicio Microsoft supo establecer una buena cantidad de series en su sistema, mismas que ayudarían a identificarse con los jugadores y dejarlos con ganas de adentrarse al mundo de Xbox.

36001

Es evidente que no podemos seguir hablando del Xbox 360 sin mencionar a Gears of War, el juego desarrollado por Epic Games fue para muchos la única razón existente para adquirir un 360, olvidar sus fallos y pagar cada mes la suscripción a Xbox Live. El mismo año en que PS3 y Wii salieron al mercado, Microsoft podía seguir tranquila, pues su consola ostentaba uno de los primeros juegos que nos dejaban en claro el haber dejado atrás los tiempos del PS2 y Game Cube.

Gears of War continuo su poderío con un par de secuelas más y un spin-off y para muchos la segunda parte de la serie es el momento cumbre de la misma y el momento clave en la historia de Xbox Live. La obra de Epic forjaría el verdadero camino del Xbox 360, estableciendo que las historias maduras podían ser encontradas en la consola a la par de un multijugador adictivo. El Xbox 360 es una consola con mucha historia, pero si necesitáramos elegir un solo momento para recordarla, tendríamos que elegir el día que pusimos Gears of War en ella.

Con Gears y Halo el Xbox 360 alcanzó de manera inmediata el cariño de los jugadores. Los modos en línea y los personajes de ambas series fueron suficientes para que la plataforma siguiera creciendo y así fue. Desde los juegos exclusivos temporales como: Dead Rising, Oblivion o Bioshock, hasta las nuevas y viejas propiedades de la compañía que crecieron con la consola: Forza, Fable, Crackdown, Alan Wake o los japoneses: Blue Dragon y Lost Odyssey, en ambos casos la consola se vio beneficiada por el gusto de los jugadores (excepto en Japón).

El caso de Xbox 360 es particularmente interesante por un momento clave de 2008 a 2011. En esos tres años la competencia entre Xbox y Sony llegó a su nivel más alto y las comparaciones se hicieron más comunes, pero lo interesante se dio cuando la balanza se inclinó hacia el Xbox 360 al grado de escuchar o leer la frase “se juega mejor en Xbox”. Juegos como Grand Theft Auto IV, Assassin’s Creed, Modern Warfare y Bayonnetta, tuvieron mejores versiones en la consola de Microsoft por motivos que van del juego en línea y el contenido exclusivo, hasta el mejor aprovechamiento del kit de desarrollo en la consola.

Xbox Live

Si unos años antes el primer Xbox ya ofrecía un servicio de Xbox Live interesante y funcional, fue con el lanzamiento del Xbox 360 que todos los jugadores pudimos conectarnos de manera eficaz a la red. Xbox Live es, sin lugar a dudas, el pilar que más beneficios le dio al 360, incluso si dejamos a un lado el juego en línea, la consola nos ofreció el panorama que hoy en día encontramos en cualquier dispositivo y que en esos días solo podíamos disfrutar en aparatos que difícilmente podíamos imaginar o costear.

Según Microsoft a inicio de 2016 el número de usuarios activos de Xbox Live superaba los 45 millones, tomando en cuenta dicha cifra es fácil decir que gran parte de ese número es debido a lo realizado con el Xbox 360. Para muchos jugadores la decisión de comprar un juego en 360 o PS3 dependía de los apartados online, algo que sin dudas benefició a Xbox y que dejó en clara desventaja a sus competidores, no solo por el número de usuarios sino por la versatilidad de la plataforma.

3606

Xbox Live podía permitirnos partidas para varios jugadores en Modern Warfare, al mismo tiempo que disponía de una enorme cantidad de contenido descargable: desde la montura de caballo en Oblivion, hasta las nuevas historias de GTA IV. Además, con cada E3 que llegaba Microsoft anunciaba nuevos agregados para su sistema en línea, pudiendo tener opciones básicas como el compartir contenido multimedia con nuestra computadora con Windows XP o acceder a los servicios de Netflix y LAST F.M., así como a nuestras redes sociales de: Messenger a Twitter y Facebook.

Pero a pesar de todos los servicios extras o la enorme tienda, el gran beneficio de Xbox Live se daba con cada nueva actualización. De inicio el Xbox 360 estaba pensado para concentrar toda la información del jugador y con ella presentarte al mundo; elegías un apodo (gamertag), un estilo de juego, un avatar y pasabas a medirte con personas de todo el orbe con dos elementos clave: la reputación (medida en estrellas, según tu comportamiento en línea) y los logros (medidos por puntos tras realizar hazañas en los juegos).

Formar parte de Xbox Live llevó a los usuarios a exigir más personalización a Xbox, al mismo tiempo que los contenidos en línea crecían y se necesitaba una mejor manera de encontrar nuestra siguiente compra. En 2008 el Xbox 360 recibió su primera actualización importante: New Xbox Experiencie (NXE), la cual agrego el uso de los avatares, en clara copia de lo Mii de Nintendo, así como expandió el uso de aplicaciones multimedia, concentro la tienda en diferentes apartados y evidenciaba de mejor manera las cualidades y logros de los jugadores.

3607

Con el paso de los años el Xbox 360 recibió cada vez más actualizaciones para incrementar la experiencia del usuario sin hacerlo gastar un solo centavo. Poco a poco Xbox adoptó los elementos que hoy en día rigen a la octava generación como: el mercado de juegos bajo demanda, los free-to-play o los espacios de convivencia virtual, eso sin dejar de lado el hecho de compartir –de manera bastante arcaica- algunos de tus logros o hazañas o el incremento del mercado virtual con títulos clásicos, retrocompatibles y nuevos.

Kinect

Cuando el Xbox 360 salió al mercado las consolas incluían un comercial en el disco duro de la Xbox que demostraba los beneficios de no tener cables en los accesorios del sistema, la idea del control inalámbrico fue uno de los grandes avances del 360 y de algún modo u otro parece haber concluido de manera estelar con el aditamento más importante de la plataforma. Si bien los cambios en el Xbox 360 se dio de manera paulatina por culpa de Xbox Live, llegó un momento en el que las cosas tenían que evolucionar por dentro y por fuera.

Durante el E3 de 2009, Don Mattrick presento al mundo el Project Natal, un dispositivo que asombro a propios y extraños durante los últimos momentos de la conferencia y que genero durante meses una expectativa enorme para el futuro de la industria de los videojuegos. Kinect (como terminamos conociéndolo) sería la respuesta de Microsoft para todo el fenómeno generado por Wii y su sensor de movimiento.

A simple vista podríamos concluir que una vez que una idea entra en la cabeza de Don Mattrick, es muy difícil que la deje fuera de su plan a pesar de los resultados. Lo vimos con el lanzamiento de Xbox One y lo habíamos visto antes con la llegada de Kinect. Si bien el sensor de movimiento no fue un fracaso para el Xbox 360, si llevó a la consola a dejar a un lado los juegos tradicionales y centrar la mayoría de los esfuerzos –y seguramente el presupuesto- en los títulos que hicieran ver a Kinect como un dispositivo indispensable y una compra obligada para cualquier poseedor de un Xbox 360.

El sensor tuvo más bajas que altas, pero ayudo a darle un segundo aire (en ventas) al Xbox 360 y consiguió atraer a más público para la consola. Juegos como Dance Central o Kinect Sports, dejaban en claro que el factor diversión y entretenimiento estaban presentes en la idea del accesorio, mientras que los juegos inspirados en Dragon Ball y Star Wars nos hacían pensar en el momento que creímos que ambos conceptos mezclados serían una buena idea.

Kinect llegó a las tiendas en noviembre de 2010 y para enero ya había vendido 8 millones de unidades, para muchos fue uno de los dispositivos tecnológicos más importantes de 2010 (a la par del iPad de Apple) y para otros fue el pretexto perfecto para cambiar al nuevo modelo “S” de Xbox 360. La mejora en hardware del 360 dejaba atrás el famoso Red Right of Death, permitía nuevas y mejores consolas personalizadas y ofrecía la oportunidad perfecta para adentrarse al mundo del Xbox 360.

3608

Antes de terminar con Kinect es atinado mencionar que muchas de las integraciones de Xbox Live buscaron aprovechar el dispositivo. Netflix permitía un deficiente control gestual y por voz, la consola daba la opción de realizar video llamadas, se liberaron juegos free-to-play para el sistema bajo el sello de Kinect Fun Labs y la última actualización fuerte de la plataforma nos dejaba navegar en su totalidad con el uso del sensor.

El final

Después del lanzamiento de Kinect, el Xbox 360 sufrió una mezcla extraña de juegos increíbles (realizados por terceros) y esfuerzos absurdos por darle vida al dispositivo (realizados por Rare). Era evidente que en los últimos años del 360 –como consola única de Microsoft- los usuarios iniciales se sentirían desorientados por el camino de la compañía y los que llegaron por culpa de Kinect ya no les encontraban el chiste a los títulos de Fun Labs o el Karaoke.

Lo anterior no quiere decir que la consola haya muerto de manera prematura. En 2011 la tercera entrega de Gears of War concluyó con una de las mejores trilogías que hemos visto en la industria, mientras que un año después 343 Industries continuaba el legado de Halo con la cuarta parte de la serie y un éxito bastante aceptable. Incluso en el año que su sucesora llegara, el Xbox 360 albergó los increíbles: Tomb Raider, Bioshock Infinite y Grand Theft Auto V.

3609

Vaya, hoy en día sería –un tanto- absurdo decir que el Xbox 360 es una consola muerta en vida, pues apenas a finales de 2015 recibió: Metal Gear Solid V y Rise of the Tomb Raider, cada mes recibe un par de juegos gratuitos por medio de Games With Gold y seguramente el próximo FIFA y PES podrán disfrutarse en la plataforma. El Xbox 360 es la consola que más ha luchado por un segundo lugar, aferrándose a él y jugando todas las cartas disponibles para no ceder ante su rival más cercano.

Durante los primeros años de la consola, en Microsoft le auguraban una vida mínima de 10 años, logro que desbloqueo a finales de 2015 como si los Aros Rojos de la Muerte nunca hubiesen existido. El Xbox 360 está más allá de sus más de 80 millones de unidades vendidas o los más de mil millones de dólares gastados por Microsoft para componer la imagen dañada por el Aro Rojo de la Muerte.

Hablar del Xbox 360 es hablar del doblaje de Gears of War, del final de Halo: Reach, de la increíble historia de Alan Wake, de las partidas en línea con nuestros amigos en la madrugada, de ponerle toallas a la consola para que funcionara otra vez, de pagar el mes de gold para el nuevo Call of Duty, de la espera por Grand Theft Auto, de gritarle y brincar como loco frente al Kinect, de la reta en FIFA después de la escuela, de ahorrar para los nuevos mapas y de descubrir que los videojuegos son más que un pasatiempo.

360000

Al Xbox 360 aún le queda vida. Hasta que EA no deje de lanzar FIFA para la consola y Microsoft no cierre Xbox Live, el Xbox 360 seguirá tan vigente como aquel 22 de noviembre de 2005. Además, y, por si fuera poco, hay una enorme lista de juegos en su catálogo que ningún gamer debería perderse. Seguramente todavía tienes conectado tu 360 y entre todos los juegos que tienes está el primer Gears of War, antes de que salga la cuarta parte es buen momento para regresar a los orígenes y redescubrir porque ese Xbox 360 es una de las consolas más importantes de la historia de los videojuegos.

Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Host en @Comic_Verse. Maestro Pokémon. El más buscado de Liberty City. Sígueme en twitter: @killer1726.

Comentarios